Tabletas y educación

30 enero, 2012 § 1 comentario

La revista DIM publica en su nº 22 este artículo que escribimos Miguel Pérez, Director del Área de Producto y Proyectos de educaLine y yo: Las tabletas en la educación: ¿implica un cambio en la metodología la introducción de un nuevo dispositivo? Revista DIM-UAB nº22. A continuación dejo un extracto:

1. El desarrollo de contenidos digitales educativos y el pensamiento lateral
A los desarrolladores de contenido siempre nos toca inventar después de que inventan otros. Estamos obligados a sujetarnos a la velocidad de conexión –incluso a su inexistencia-, a los requisitos del sistema, a los tamaños de pantalla, a las capacidades del sistema operativo, a las versiones de los distintos navegadores e incluso a meternos en la cabeza del hipotético usuario y adivinar no solo que plugins tiene o no instalados, sino cuáles son sus hábitos de relación con el ordenador e Internet y sus formas de explorar la pantalla y la red. Y ahí el mundo tiende a infinito: edad, si es nativo digital o no, ocupación, intereses, etc.
A partir de ahí, diseñamos teniendo en cuenta todos estos parámetros, seleccionando a veces la solución o soluciones más extendidas, desarrollando casi siempre varias versiones de nuestro trabajo para garantizar su adaptación a distintos sistemas y personas, asegurándonos así la satisfacción de los usuarios. En este vídeo se mencionan algunos de los parámetros con los que trabajamos habitualmente:

El desarrollo de contenidos digitales es un trabajo delicado. No solo cuenta con todas las fases de un proceso editorial, casi idéntico al tradicional en papel, sino con un montón más del propio proceso digital, la interacción y el multimedia. Es absolutamente multidisciplinar y requiere un equipo de trabajo muy disciplinado y bien engrasado en las rutinas y exigencias del trabajo en equipo para alcanzar unas cotas dignas de calidad en el fondo y en la forma del contenido desarrollado. Si además hablamos de un contenido educativo, la ‘delicadeza’ del trabajo se multiplica por cien.
Cuando el trabajo es bueno, no siempre son aplicables los criterios empresariales de márgenes y planificaciones al minuto. Si hablamos de nuevas tecnologías, además, con la velocidad de innovación que comportan, uno sabe cuando empieza un proceso creativo, pero no siempre sabe cuando acaba. (Plaza Marina, 2003 y 2010)
Hasta ahora, al menos, contábamos con la seguridad de que el usuario se iba a quedar quieto sentado en su ordenador, en su casa o en el trabajo. Puede incluso que en una cafetería, en la biblioteca, en el metro, en el avión o en la piscina.
Pero Apple decidió que el futuro de la educación no era ese y todo esto cambió. Las empresas tienen que inventar para salir adelante, casi constantemente, utilizando el pensamiento lateral y disruptivo. Un buen ejemplo es el de la industria de la impresión, que abarató el coste de la impresora hasta mínimos impensables para hacerlas más asequibles al público en general. ¿Perder? No perdía, porque derivó los costes a los cartuchos de tinta. Un coste menor, pero recurrente a lo largo del ciclo de vida de la impresora. No solo ingenioso, sino también eficaz: quienes así lo hicieron se quedaron con el mercado. O el de las barritas de cereales para el desayuno. Hasta su aparición, las personas estábamos obligadas a sentarnos ante una mesa para comer cereales. Con la llegada de las barritas de cereales el usuario se liberó de la tiranía de la silla, el bol y la leche, y salió a la calle a comerse su barrita en el trayecto a la oficina. (Trías de Bes y Kotler, 2004)

Didáctica con la cámara del iPad en el Burley School, Chicago, EEUU


2. La introducción de las tabletas
Esto mismo es lo que está pasando con el iPad y con las tabletas en general. No solo altera el propio espacio del contenido –la pantalla es pequeña, aunque ya tuvimos que vérnoslas por esto con los netbooks-, sino que altera el comportamiento del usuario, su relación con la máquina y sus hábitos de trabajo: algo revolucionario. Por supuesto, la tecnología móvil ya anunciaba esta revolución, pero las pantallas de los móviles siguen ofreciendo un espacio muy escaso y ampliar y reducir es una gran solución, pero no es muy operativa. Las tabletas permiten trabajar con un espacio suficiente para tener contexto y para navegar sin perder de vista las referencias. A diferencia del móvil, permiten desarrollar estrategias didácticas y metodologías que ya podíamos emplear con otros dispositivos, ordenadores y netbooks.
De hecho, la decisión de Apple de desarrollar herramientas -presentadas la semana pasada- para crear libros de texto digitales se ha dirigido a su tableta iPad y no al formato del móvil (Apple, 2012).
El iPad publica libros de Pearson, McGrawHill y Houghton Mifflin Harcourt

Apple prefiere su dispositivo iPad para los libros de texto digitales.

Otra cosa son las adaptaciones al móvil, como soporte alternativo: la inmensa mayoría de los productores estamos trabajando ya en proyectos de síntesis y adaptación a ese formato, trabajando en la simplificación del objeto de aprendizaje pero manteniendo sus relaciones y contexto.

Leer más…

Anuncios

Jornada DIM 14 de diciembre. Barcelona

15 diciembre, 2011 § Deja un comentario

Estuve en Barcelona, invitada por Pere Marqués y el grupo DIM, participando en la Jornada de Invierno del grupo. Buena charla, concurrencia interesada y motivada, y una excelente oportunidad de ver qué se está haciendo en los centros si no más tecnológicamente avanzados, sí los más motivados en el uso de las tecnologías. Estuvimos charlando de los proyectos de investigación del grupo, el de los contenidos o libros de texto digitales de educaLine, y el del currículum bimodal que patrocina Telefónica.

Los centros DIM que utilizan nuestros contenidos están muy contentos, y tuve la oportunidad de escuchar de primera mano las experiencias de los coordinadores de centro y de los profesores. Se ofrecieron sugerencias muy, muy interesantes que ya he comentado con Miguel, mi director y jefe del equipo de diseño de los materiales, y el resto de compañeros de la dirección de Producto y Proyectos. He visto a los profes muy ilusionados con los contenidos y planteando cuestiones que solo pueden surgir si te lo estás tomando en serio y estás trabajando a fondo con estos materiales.

Sobre el proyecto del currículum bimodal solo puedo decir que es un proyecto interesantísimo, que resume muy bien la línea de trabajo de Pere Marqués en los últimos años y que está a punto de ponerse en marcha después de unos meses de preparación. Seguro que hablaremos mucho de este proyecto, que apuesta por restringir el aprendizaje memorístico al vocabulario básico de la asignatura, sobre el presupuesto de que la inteligencia también se entrena estructurando bien el cerebro a partir de la adquisición y el manejo de un vocabulario amplio. Lástima no poder quedarme a la sesión de la tarde, que era cuando se trataba el asunto en profundidad.

El debate sobre el futuro de las aulas 1×1 estuvo sustentado por puntos de vista distintos (centros, administración educativa, formación de docentes, universidad) y creo que no me equivoco al decir que parece claro para todos que, con mayor o menor crítica a la forma de hacerlo, el paso a la digitalización de las aulas no tiene marcha atrás. Se comentaron las buenas y malas prácticas perpetradas en las aulas 1×1 (me extenderé más en otro post) cosa que seguro que agradecieron la mayoría de los asistentes: de esto iba la jornada, poner en común, discutir y comentar. Me quedo con la propuesta de Maribel Benito, del CE Joan XXIII, de convertir a un par de alumnos por clase en expertos TIC para que después enseñen y guíen a sus compañeros, ejerciendo a la vez de altavoz de los problemas de los alumnos. También me gustó la propuesta de Juan Carlos Palomino, formador de docentes en Toledo, que sugiere que se desarrollen estrategias a partir de lo que los profesores ya saben hacer: hablamos de que el aprendizaje debe ser significativo para los alumnos y qué a menudo se nos olvida que también debería serlo para nosotros.

Hubo muchas otras aportaciones interesantes, que comentaré en otro post. Cerró la mañana la mesa redonda en la que participé, con compañeros de Edebé y Digital-Text y con Evaristo González del IES Torre del Palau, un todoterreno habitual en el uso y la docencia con contenidos digitales, periodista de origen, como yo. Creo que se suscitaron cuestiones muy interesantes, como qué entendemos por libro de texto digital, que no todo el mundo tenemos la misma idea en la cabeza, la importancia de la imprescindible metodología que el profesor necesita conocer y dominar para trabajar con estos contenidos, así como el acceso a buenas prácticas y casos de éxito. Por otra parte, parece que la necesidad de que los libros funcionen sin conexión a Internet es algo acuciante, dados los problemas de conectividad de muchos centros: anuncié la próxima actualización de nuestros contenidos, para enero, que permite trabajar con las unidades didácticas en local, sin conexión, y que incorpora un nuevo resumen de entre 2 y 4 páginas con las ideas fundamentales, en pdf e ilustrados, para que los alumnos puedan imprimírselos y tener algo físico con lo que trabajar.

Lo dicho, que fue una pena no poder quedarme a la sesión de la tarde y a la cena con subasta incluida. En fin, es lo que tiene conciliar :-).

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con currículum bimodal en Desconéctame.