iPad mini: aprendizaje móvil o aprendizaje digital, esa es la cuestión

28 noviembre, 2012 § 1 comentario

Y, finalmente, llegó. Con un procesador A5 fabricado por Apple a 1Ghz más 512MB de RAM, en tres opciones de almacenamiento: 16, 32 y 64 GB.

La pantalla no es Retina, pero qué más da. 768×1024 píxeles enmarcados en una pantalla de 7,9 pulgadas con 162 píxeles por pulgada con tecnología LED IPS. La cámara de 5 Mpx tiene una calidad de grabación de 1080p a 30 frames por segundo, con una cámara frontal para FaceTime de 1,2 Megapíxeles que mejora con respecto al iPad 2 y al iPad de tercera generación.

Este dispositivo esta pensado para aquellos que necesitan la mayor portabilidad posible frente a otras prestaciones, pensando en el segmento educativo y lo que pueden hacerle perder de mercado a Apple las tabletas Android y ebooks de 7 pulgadas ya disponibles. También busca ser la solución en el ámbito laboral para las necesidades corporativas y organizativas de un dispositivo ligero y potente para acceder a información y aplicaciones compartidas sobre la marcha.

De momento, nos quedamos con el vídeo  del anuncio -más arriba, que muestra una aplicación educativa más cercana a lo que debería ser un diseño para aprender con estos dispositivos que el un poco obsoleto diseño de ‘libro de texto digital’ (asi lo llamaron ellos, más o menos) que Apple presentó hace unos meses. De paso, aquí lo que decía Arantza Mellado en el mismo blog sobre las luces y las sombras de iBooks Author.

En esta misma línea de no diseño edducativo para pantallas e interactividad va la propuesta gratuita de libros de texto en inglés Boundless. Y también gratis, en la línea ¡¡Tú te lo haces todo y luego lo vendes!! perosiysolosivendesenmitienda Inkling presentaba un editor gratuito.

Como al final se impongan todos estos, aparte de ver algún vídeo de vez en cuando, no les va a quedar otra a nuestros niños que aprender leyendo. Eso sí, todo gratis ¡¡¿…?!! Cachis.

Jornadas Espiral-DIM-AulaTAC, en Expodidáctica

21 marzo, 2012 § Deja un comentario

Tableta

Las Jornadas Espiral-DIM-AulaTAC, que se realizan durante los días 21, 22 y 23 de marzo, son una excelente oportunidad que la Asociación Espiral, Educación y Tecnología y el Grupo DIM, con la imprescindible colaboración de la Fira de Barcelona y con motivo del salón Expodidàctica, ofrecen a todos los profesionales de la educación. Diferentes entidades del sector educativo dan apoyo y colaboran en la elaboración del programa (Educared, Tiching, AndaTIC, Novadors, iEarn Pangea, Aulablog, Webquest.cat). No dejes de consultar el programa.

Dirigidas a un amplio sector educativo, desde los primeros niveles de primaria hasta los docentes universitarios, las jornadas constituyen un foro donde intercambiar experiencias de uso de las tecnologías para enseñar y aprender, mostrar las últimas innovaciones educativas, y dialogar y debatir sobre la situación del sistema educativo en general.

Como investigación de Educaline, participamos el día 23, con la charla: Microtareas para mlearning, en la que hablaremos de nuestras últimas investigaciones en diseño de contenidos para los dispositivos móviles y los posibles cambios de comportamiento, uso y metodología asociados a este tipo de tecnología.

Toca Boca: juguetes digitales para iPad

2 marzo, 2012 § Deja un comentario

Toca Boca propone una nueva y deliciosa forma de jugar a lo digital, con una preciosa serie de juegos (juguetes digitales) para iPhone, iPad y iPod Touch.


Como ellos dicen: “playing and having fun is the best way to learn about the world”.

Tabletas y educación

30 enero, 2012 § 1 comentario

La revista DIM publica en su nº 22 este artículo que escribimos Miguel Pérez, Director del Área de Producto y Proyectos de educaLine y yo: Las tabletas en la educación: ¿implica un cambio en la metodología la introducción de un nuevo dispositivo? Revista DIM-UAB nº22. A continuación dejo un extracto:

1. El desarrollo de contenidos digitales educativos y el pensamiento lateral
A los desarrolladores de contenido siempre nos toca inventar después de que inventan otros. Estamos obligados a sujetarnos a la velocidad de conexión –incluso a su inexistencia-, a los requisitos del sistema, a los tamaños de pantalla, a las capacidades del sistema operativo, a las versiones de los distintos navegadores e incluso a meternos en la cabeza del hipotético usuario y adivinar no solo que plugins tiene o no instalados, sino cuáles son sus hábitos de relación con el ordenador e Internet y sus formas de explorar la pantalla y la red. Y ahí el mundo tiende a infinito: edad, si es nativo digital o no, ocupación, intereses, etc.
A partir de ahí, diseñamos teniendo en cuenta todos estos parámetros, seleccionando a veces la solución o soluciones más extendidas, desarrollando casi siempre varias versiones de nuestro trabajo para garantizar su adaptación a distintos sistemas y personas, asegurándonos así la satisfacción de los usuarios. En este vídeo se mencionan algunos de los parámetros con los que trabajamos habitualmente:

El desarrollo de contenidos digitales es un trabajo delicado. No solo cuenta con todas las fases de un proceso editorial, casi idéntico al tradicional en papel, sino con un montón más del propio proceso digital, la interacción y el multimedia. Es absolutamente multidisciplinar y requiere un equipo de trabajo muy disciplinado y bien engrasado en las rutinas y exigencias del trabajo en equipo para alcanzar unas cotas dignas de calidad en el fondo y en la forma del contenido desarrollado. Si además hablamos de un contenido educativo, la ‘delicadeza’ del trabajo se multiplica por cien.
Cuando el trabajo es bueno, no siempre son aplicables los criterios empresariales de márgenes y planificaciones al minuto. Si hablamos de nuevas tecnologías, además, con la velocidad de innovación que comportan, uno sabe cuando empieza un proceso creativo, pero no siempre sabe cuando acaba. (Plaza Marina, 2003 y 2010)
Hasta ahora, al menos, contábamos con la seguridad de que el usuario se iba a quedar quieto sentado en su ordenador, en su casa o en el trabajo. Puede incluso que en una cafetería, en la biblioteca, en el metro, en el avión o en la piscina.
Pero Apple decidió que el futuro de la educación no era ese y todo esto cambió. Las empresas tienen que inventar para salir adelante, casi constantemente, utilizando el pensamiento lateral y disruptivo. Un buen ejemplo es el de la industria de la impresión, que abarató el coste de la impresora hasta mínimos impensables para hacerlas más asequibles al público en general. ¿Perder? No perdía, porque derivó los costes a los cartuchos de tinta. Un coste menor, pero recurrente a lo largo del ciclo de vida de la impresora. No solo ingenioso, sino también eficaz: quienes así lo hicieron se quedaron con el mercado. O el de las barritas de cereales para el desayuno. Hasta su aparición, las personas estábamos obligadas a sentarnos ante una mesa para comer cereales. Con la llegada de las barritas de cereales el usuario se liberó de la tiranía de la silla, el bol y la leche, y salió a la calle a comerse su barrita en el trayecto a la oficina. (Trías de Bes y Kotler, 2004)

Didáctica con la cámara del iPad en el Burley School, Chicago, EEUU


2. La introducción de las tabletas
Esto mismo es lo que está pasando con el iPad y con las tabletas en general. No solo altera el propio espacio del contenido –la pantalla es pequeña, aunque ya tuvimos que vérnoslas por esto con los netbooks-, sino que altera el comportamiento del usuario, su relación con la máquina y sus hábitos de trabajo: algo revolucionario. Por supuesto, la tecnología móvil ya anunciaba esta revolución, pero las pantallas de los móviles siguen ofreciendo un espacio muy escaso y ampliar y reducir es una gran solución, pero no es muy operativa. Las tabletas permiten trabajar con un espacio suficiente para tener contexto y para navegar sin perder de vista las referencias. A diferencia del móvil, permiten desarrollar estrategias didácticas y metodologías que ya podíamos emplear con otros dispositivos, ordenadores y netbooks.
De hecho, la decisión de Apple de desarrollar herramientas -presentadas la semana pasada- para crear libros de texto digitales se ha dirigido a su tableta iPad y no al formato del móvil (Apple, 2012).
El iPad publica libros de Pearson, McGrawHill y Houghton Mifflin Harcourt

Apple prefiere su dispositivo iPad para los libros de texto digitales.

Otra cosa son las adaptaciones al móvil, como soporte alternativo: la inmensa mayoría de los productores estamos trabajando ya en proyectos de síntesis y adaptación a ese formato, trabajando en la simplificación del objeto de aprendizaje pero manteniendo sus relaciones y contexto.

Leer más…

Bett 2012: Las tabletas, las redes sociales y un mundo lleno de programadores

15 enero, 2012 § 1 comentario

Ya ha finalizado BETT 2012, una feria que, aunque es el mayor evento internacional sobre educación y nuevas tecnologías, sigue siendo un evento muy británico y, sobre todo, muy londinense.
Aunque no he acudido este año despues de varias ediciones en las que he visto crecer esta feria hasta convertirse en una cita obligada mundial (el año pasado Educaline estuvo invitada por la embajada británica como organización de referencia en el sector educativo español), me cuentan quienes sí lo han hecho que se ha visto mucha tableta, con mucha discusión específica sobre el iPad, lo justo en redes sociales y alguna aplicación de realidad aumentada. No obstante, ya se sabe que quienes triunfan en estas ferias son los proveedores de soluciones ‘objeto’, esos dispositivos que se pueden enseñar, tocar y jugar para gozo y disfrute de los asistentes, con gran regocijo por parte de los alumnos y no menos prudencia por parte de los profesores.
BETT show 2012: Latest tech for schools on display. BBC News

Lo más impactante de BETT, en realidad, fue su acto inaugural. Y no porque estuviera previsto por los organizadores, sino porque el invitado estrella encargado del discurso de apertura, el ministro de educación Michael Gove, lanzó una de esas noticias que tanto gustan a los periodistas: sin previo aviso, anunció al público y medios allí presentes que el gobierno ha previsto cambiar por completo el currículo en nuevas tecnologías del sistema educativo, y convertirlo en un programa específico de aprendizaje de programación (y valga la redundancia :-)). El gobierno no quiere hipotecar el futuro del país por quedarse sin activos al depender de la tecnología extranjera, así que apuesta por convertir a sus ciudadanos en material de desarrollo e innovación propia. ¿Cómo? Enseñándoles desde la base, ya que así no se crean solo ingenieros sino una conciencia nacional y una cultura específica. No es una solución anticrisis inmediata, pero sí es una solución constructiva a largo plazo para establecer fundamentos.

Michael Gove inaugura BETT con un discurso que levantó sus buenos titulares

La idea no es nueva, ya nos la contó Eric Klopfer en el ITWorldEdu de hace un par de años: el MIT lleva trabajando bastante tiempo en el desarrollo de herramientas básicas de programación para… ¡¡preescolar!! Aquí hay una muestra de Scratch, una aplicación ideada para trabajar la programación con niños de una manera visual y colaborativa.

Intro to Scratch from ScratchEd on Vimeo.

Me quedo también con las aplicaciones Busy Things para preescolar de los chicos de Q y D Multimedia, a los que conozco desde hace varios años y que fueron premio BETT 2011 y finalistas en 2010 y 2012. Son 120 fantásticas actividades para educación infantil que harán las delicias de los niños y de los papás. Si puedes, pruébalas con un iPad o similar.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con tabletas en Desconéctame.